Monday, September 11, 2006

Israelíes se fotografían frente a sus víctimas

Hace un par de años fuimos testigos de cómo soldados israelíes se sacaban una foto frente al cadáver de unos palestinos masacrados por sus misiles. Luego, tuvimos el testimonio de las cárceles de Abu Ghraib en Iraq, donde soldados estadounidenses se fotografiaban al mismo tiempo que impartían torturas a los presos árabes. Al parecer, dentro de la doctrina militar, tanto la norteamericana como la de Israel, se ha generado una suerte de cultura de fotografiarse con los “trofeos de guerra”, como una manera de mostrar la supremacía y la falta de estima por la dignidad humana.

Muchos piensan que estas prácticas casos aislados, llevados a cabo por soldados desobedientes a sus mandos mayores. Pero en realidad, en Palestina esto es una situación cotidiana, que más allá de la fotografía que se hayan tomado los soldados, lo que demuestra es una gran falta de estima por lo humano y comprensión hacia el otro. El palestino no sólo es invisibilizado por el discurso oficial israelí, sino además es objeto de abuso cotidiano y de diversas maneras. Y nótese, “objeto de abuso”, nunca sujeto.

El 26 de agosto 2006, soldados israelíes detuvieron a Tha'ir Muhsen de 18 años y habitante de-Neqora (una aldea cercana a Nablus), cuando llegaba de regreso a su casa desde la Universidad de An Najah en Nablus. Ya había sido registrado por otros soldados en el camino.

Los soldados lo obligaron a ponerse contra el suelo junto a otro palestino que había sido detenido. El otro detenido le dijo a Muhsen que los soldados ya lo habían golpeado. De pronto comenzó una riña burlona entre los propios soldados israelíes y uno de ellos le lanzó un palo a otro de ellos. En ese instante, el otro detenido palestino aprovechó para huir sin ser recapturado a pesar que los soldados los persiguieron. Cuando volvieron donde Muhsen, comenzaron a violentarlo.

Los malos tratos duraron cerca de dos horas, tiempo durante el cual los soldados lo golpearon en todo el cuerpo con las manos, palos, y piedras, lo patearon, tiraron el pelo, y lo lanzaron al suelo. En ese momento Muhsen perdió el conocimiento. Cuándo recobró ella conciencia, el abuso continuó. Entre otras clases de abuso, uno de soldados practicó patadas de karate a la cabeza del Muhsen mientras el otro soldado retenía al joven en el lugar.

En algún momento durante los acontecimientos, uno del soldado tomó el teléfono celular de Muhsen y fotografió dos de los soldados mientras lo golpeaban.
En su testimonio al centro de Derechos Humanos Israelí B’tselem, Muhsen describió cómo, hacia el fin del tratamiento abusivo, los soldados hicieron un círculo en el suelo y le ordenaron agacharse en el medio, delante de ellos.

“Traté de sentarme, pero estaba realmente mareado… logré apenas sentarme dentro del círculo, como él demandó. Sentía como que me mecía de aquí para allá y estuviera a punto de caer…. otro soldado le dio un rifle, y él apuntó hacia mi. Puso el cañón del rifle en mi cabeza y montó el disparador. Se rió y dijo, “vendré a tu casa esta noche y te detendré.” Me habló en hebreo, pero el soldado que tomó la foto desde el teléfono celular le tradujo y luego me dijo, “Haz todo que el oficial dice.” El se refería al soldado que me había golpeado con el palo y que luego apuntó el rifle en mí. Después, el oficial le dio el rifle al soldado que tradujo, retrocedió unos pocos metros, corrieron hacia mí y me patearon en la cabeza. Hicieron esto unas pocas veces, como si mi cabeza fuera una pelota en un juego. Entonces el oficial tomó mi cabeza y la azotó en el vehículo blindado y se fue.”

Dos días después, luego que pudo tener fuerzas de nuevo, Muhsen puso una queja en la oficina de enlace del ejército y dio a los soldados allí una copia de la foto que los otros soldados tomaron con su teléfono celular.[1]

[1] The Alternative Information Center, 10 de septiembre, 2006.

1 Comments:

At 11:01 PM, Blogger Sebastian Mussa said...

Hace seis años atras tuve la oportunidad de estar en Palestina, no me extraña para nada el trato que sufren los palestinos bajo ocupaciòn, porque a mi personalmente me trataron peor que un delincuente en el paso fronterizo entre Jordania y Jerusalem, a pesar de ser chileno,desgraciadamente para ellos yo era un "terrorista" por el solo echo de ser descendiente de palestino.Despues los Judios se preguntan ¿Por que nos odian en todas partes del mundo?...En ese control fronterizo se me obligo a responder durante el largo interrogatorio en Ingles porque según ellos nadie de los presentes hablaba español, una vez pasada esta etapa de humillaciòn, la encargada de visar mi pasaporte me dijo en un tono muy Argentino, "Bienvenido a Israel señor"...aunque me sentì vejado, me sentì orgulloso que me trataran como un palestino.
Atte.
Sebastian Mussa

 

Post a Comment

<< Home